¿Por qué no hay que rendirse nunca?

¡Hey, tú! ¡No te rindas! En el inicio de tus primeras páginas, probablemente, te hayas llegado a preguntar muchas cosas. Desde tu habilidad en la prosa o si cuentas con la creatividad suficiente para alcanzar el número de capítulos necesarios en esa misión de completar tu historia. Ante esos pensamientos negativos, te decimos que debes ver todo desde otra perspectiva más productiva.

Empezar nuevos manuscritos nunca es una tarea sencilla, requiere dedicación y, por encima de todo, paciencia. Esto, para algunas personas, puede representar una batalla casi titánica, pero es muy importante que trates de mantenerte firme en esa tarea; después de todo, tu obra se merece ese gran esfuerzo.

Es primordial que trates, en la medida de lo posible, en cumplir esos requisitos referentes al esfuerzo y a la energía que tu libro necesita, porque de lo contrario podrías terminar tropezando en un pozo de dudas con respecto al desarrollo de tu historia, lo cual va a afectar rotundamente en la historia que estás realizando y, en general, en tu proceso creativo.

Si en algún punto has sentido presión o un tipo de miedo por tu obra, solo debes conocer un poco sobre los primer os pasos de Stephen King, escritor que por supuesto no necesita de presentación. Lo vamos a tomar como ejemplo, porque él vivió unos momentos muy grises, previo la creación de una de las novelas más exitosas del terror: Carrie.

Su etapa como escritor contó con muchos tropiezos, muchos estuvieron a punto de llevarlo a renunciar como escritor. Sin embargo, su esposa nunca dejó de creer en su enorme potencial y lo impulsó a completar lo que fue su primera obra exitosa. El tiempo que le dedicaba a su manuscrito no era muy extenso, porque debía ocuparse en un trabajo de lavandería debido a la situación tan precaria que atravesaban.

Ese contexto tan desfavorable no le impidió continuar su sueño, porque encontraba los horarios y momentos exactos para redactar alguna de sus ideas. Al finalizar la historia de Carrie no tuvo un impacto instantáneo, porque fue rechazada aproximadamente unas 30 veces por las editoriales. Hasta que en los últimos intentos, un editor se interesó en publicarla.

Por supuesto, esto fue el inicio de una carrera exitosa como escritor del género suspenso y terror. La mayoría conoce es la época dorada de los autores más reconocidos, pensando que el éxito es algo que cae fácilmente del cielo. Solamente podrás ver los frutos de tus esfuerzos si te mantienes firme en lo que estás haciendo, en donde la constancia será tu principal para alcanzar esos objetivos.

Historias como las de King nos ayudan increíblemente, porque de esta forma caemos en cuenta que para llegar a ese tipo de reconocimiento hay que tener una dedicación enorme. Al final, a través de este punto tendrás la posibilidad de completar tu obra y pasar a esa etapa que tanto deseas, que sea finalmente publicada en una editorial.

Cada autor, músico o artista tuvo que trabajar arduamente su éxito. Nunca será algo que llegue a tus pies, como por arte de magia. Incluso sus primeros intentos fueron accidentados o criticados, así que no te sientas mal si llegas a tener comentarios negativos de la opinión pública. Recuerda que siempre puedes darle la vuelta, hasta obtener el resultado ideal.

Incluso, en el Grupo Amanecer, conocemos que ese tipo de dudas pueden ser muy preocupantes para todos los escritores; sin embargo, todo eso desaparece cuando te das cuenta que existen personas que siempre estuvieron dispuestas a batallar contra la corriente, hasta conseguir el momento de ver su historia publicada en una editorial. Y vaya que nosotros tenemos eso presente.

El temor a un posible rechazo, el miedo a las críticas o abrumarse por la “falta” de ideas son preocupaciones tan comunes como un resfriado. Le puede suceder a todos, solo tienes que mirar a Stephen King, uno de los reyes del terror, o a George Orwell, uno de los íconos de la literatura por su obra 1984. Ellos y muchos (sería eterno tratar de nombrar todos los casos) recibieron una cantidad de golpes que pudieron hacerlos considerar seriamente renunciar a esa vida, pero de alguna forma u otra encontraron las fuerzas y, especialmente, las energías en seguir escribiendo.

En resumen, es importante que tengas en cuenta estos consejos:

  • Como escritor, es muy importante que empieces a trazarte objetivos pequeños e ir cumpliéndolos en la medida de tus posibilidades. Esto te ayudará a trabajar tu obra con mucha consistencia y orden. Tienes que ajustar el reto en cada objetivo, estos nos pueden ser muy difíciles, porque te frustrarás, ocasionando que avances lentamente y con sensación de malestar. Si tus objetivos son muy sencillos, te aburrirás en el proceso, dejando tu obra inconclusa.
  • Debes renovar tu motivación diariamente. Si en algún momento de tu proyecto ésta disminuye, puedes dedicarle un tiempo a ver nuevamente la historia de estos escritores que son considerados muy relevantes en la literatura y conocer un poco acerca de sus inicios. Nosotros te dimos algunos ejemplos, pero te aseguramos que existen muchísimos más. Este consejo permitirá que tu proceso de redacción sea mucho más ligero y que sientas una constante emoción por llegar a esos puntos de interés en tu narrativa. La mejor forma de lograrlo es que te involucres con todo, hasta conectar enormemente con cada uno de tus personajes.

Post Author: Ángel